Translate

Busque información que le interese

miércoles, 13 de mayo de 2020

Harry Winston

El gemólogo Harry Winston creó su propia marca en el año 1932 en Nueva York. Harry era un hombre de negocios conocido como "El Rey de los Diamantes" y el "Joyero de las Estrellas" 

Triunfó su innovadora filosofía en la que prevalecían las piedras individuales en lugar de las confecciones únicas de metal. Adquirió varias piedras de las más famosas del mundo como el diamante Hope logrando así adornar a estrellas de Hollywood y jefes de Estado internacionales. 

Hoy en día la casa Harry Winston tiene sedes en lugares importantes como Nueva York, París, Londres, Tokyo, Ginebra...

En 1935 Harry compra el Jonker. Un bruto de diamante de 726 quilates el cual se envió a su oficina de Nueva York para tallarse mediante correo certificado ordinario con un coste de envío de 0.64 $. Se talló en doce piezas individuales.

En 1948 El Duque y La Duquesa de Windsor compran varias piezas incluido el diamante McLean

Harry compra un diamante azul raro llamado Hope que tiempo atrás fue propiedad de Louis XIV, Maria Antonieta y Lord Henry Hope. Este y otras piezas fueron expuestas en una exposición cuyos beneficios fueron a parar a organizaciones benéficas locales.

En 1950 Life Magazine anuncia que Harry posee la segunda colección de joyas históricas más grande del mundo.

Entre 1955 y 1957 se abre las primeras oficinas en París y Ginebra.

En 1958 Harry dona el diamante Hope al Smithsonian Institution en Washington. Este regalo ayuda a establecer la colección de gemas del museo.  

En 1966 compra un bruto de diamante de 241 quilates que posteriormente tallará en un hermoso diamante en forma de pera de 69,42 quilates que acaba comprando el actor Richard Burton para su esposa también actriz Elizabeth Taylor.  

Años después en el año 1978 Harry Winston fallece a la edad de 82 años.

Hoy en día la casa es una de las firmas de joyerías más importantes.


Harry Winston



Diamante Hope




martes, 11 de febrero de 2020

El origen del oro

      Al igual que todos los elementos pesados de la tabla periódica, el oro no se formó en La Tierra. La teoría más aceptada es que el oro se forma tras la explosión al chocar dos estrellas de neutrones, uno de los fenómenos más brillantes del Universo. Tras el choque de ambas estrellas se libera una cantidad de energía enorme en forma de neutrones que da lugar a la formación de elementos pesados los cuales se dispersan por las galaxias pasando a formar parte de las estrellas y terminando en planetas como La Tierra que contienen el oro. En un principio se pensaba que los elementos pesados  eran resultado de la explosión de una supernova.

     Algunas estrellas de masas solares superiores al Sol (entre 10 y 30) terminan convirtiéndose en estrellas de neutrones. El núcleo de estas estrellas es muy denso y se compone de neutrones. Las estrellas con más de 30 masas solares acaban como agujeros negros. Sin embargo, el final de nuestro Sol será como una gigante roja que en su momento engullirá a Mercurio y Venus... Finalmente el núcleo se convertirá en una enana blanca. 

    El descubrimiento se ha hecho en el Centro de Astrofísica Harvard Smithsonian


Ilustración de una estrella de neutrones

Ilustración de una enana blanca
Ilustración de un agujero negro

Oro

Lingotes de oro
Nuestro Sol