Translate

Busque información que le interese

jueves, 14 de enero de 2021

Planetas de diamantes

    Los planetas de carbono también conocidos como planetas de diamantes (los diamantes se componen de carbono) aunque parecen sacados de una película de ciencia ficción podrían existir perfectamente, así lo propone Mark Kuchner de la Nasa. Estos planetas se formarían en los discos protoplanetarios de estrellas en su fase inicial, discos ricos en carbono.

 Aunque en La Tierra el carbono no es un material tan abundante, en otros planetas podría ser el más frecuente. Por eso se cree que estos planetas en su interior debido a las presiones y temperaturas podrían tener grandes capas de diamante. 

  En 2012 se descubrió en la Constelación de Cáncer un posible planeta de diamante al que han llamado 55 Cancri. Orbita una estrella donde predomina más el carbono que el oxígeno. 

  Un nuevo estudio de la Universidad Estatal de Arizona y la de Chicago publicado en The Planetary Science Journal sugiere la posibilidad de que existan estos planetas.

  Marc Kuchner afirma que si hubiesen formas de vida en los planetas de diamantes estas serían muy diferentes a las que aquí conocemos. Pues allá lo valioso por ejemplo sería el oxígeno y no el carbono, se valoraría más un vaso de agua que un anillo con diamantes.

   Dado que las estrellas al morir expulsan grandes cantidades de carbono se cree que en el futuro, en los finales del Universo al ir sucediéndose generaciones de estrellas, los planetas de diamantes sean los que más abunden.

 

Ilustración de un planeta con capas de diamante

Ilustración de un planeta de diamante

Anillo en oro blanco con brillantes

Anillo en oro blanco con brillante

Anillo en oro blanco con brillantes

 



martes, 12 de enero de 2021

Condritas Carbonáceas

   Las condritas son meteoritos no metálicos que no han sufrido procesos de fusión o de diferenciación de los asteroides de los que proceden y representan la mayor parte de los meteoritos que caen en La Tierra

 Conocerlas ayudan mucho para descubrir el origen de nuestro Sistema Solar, el origen de la vida y la presencia de agua en nuestro planeta. 

 Al contrario que los meteoritos metálicos, las condritas poseen un bajo contenido en hierro y níquel.

  Se formaron en la acreción de partículas de polvo presente en los inicios de la formación del Sistema Solar cuando los primeros asteroides, teniendo estas rocas más de 4500 millones de años.

   Se caracterizan por presentan pequeñas esferas submilimétricas de distinta composición y mineralogía conocidas como cóndrulos. 

   Existen varios tipos de cóndritas, entre ellas las carbonáceas. Representan el 5 por ciento de las condritas caídas en La Tierra y se caracterizan por presentar carbono, incluídos los aminoácidos y agua en algunas ocasiones. Se piensa que el agua de nuestro planeta proviene de la caída de cometas y condritas carbonáceas.

   Diversos estudios apuntan a que estos meteoritos sean los causantes del origen de la vida en el Universo