Translate

Busque información que le interese

lunes, 21 de enero de 2019

Gemas y Minerales: Zafiro de Carmel o Carmeltazita

    Shefa Yamin (empresa israelí) ha hallado un mineral que se creía que solo existía en el espacio. El mineral, incrustado en una gema azulada, y bautizado como zafiro del Carmel o carmeltazita (por su composición química y en honor al Monte Carmel donde fue encontrada) se incluyó la semana pasada en la lista oficial de la Asociación Mineralógica Internacional.


   Formado por titanio, aluminio y circonio, fue hallado en la roca volcánica de la región de Haifa, incrustado en un cristal de corindón. Su estructura cristalina y sus propiedades lo hacen un elemento único, la composición es parecida con el Allendeite, un mineral descubierto tras analizar un meteorito que surcó los cielos mexicanos 1969 y que cayó en el Valle de Allende tras explotar en miles de pedazos que quedaron disueltos por el estado de Chihuahua.


   Shefa Yamin ya ha registrado la marca zafiros del Carmel para la futura comercialización de las gemas.

    La pieza de mayor tamaño encontrada hasta ahora de este nuevo mineral es de 33,3 quilates. El color abarca una extensa gama de azules veteados con blanco y marrón anaranjado, en las que la carmeltazita se manifiesta en forma de venas en tonos negros y verde oscuro dentro del cristal azulado. Según los peritos, su rareza, dureza y tamaño la hacen una pieza única para joyería.


    El estudio principal lo llevó a cabo un equipo de expertos liderados por el geólogo Bill Griffin


   Según Griffin, “Israel tiene grandes depósitos que contienen diferentes tipos de piedras preciosas, incluyendo diamantes. Esto es realmente una mina de oro”, llegó a afirmar el geólogo. En Shefa Yamin aseguran que desconocen las posibles reservas del nuevo mineral, pero se muestran muy optimistas con los buenos resultados obtenidos. 



 
Carmel

Carmel

jueves, 13 de diciembre de 2018

Piedra del mes de diciembre: Turquesa

    Diciembre era el décimo mes en el año romano. El número diez se considera el número de la suerte. 

    La turquesa es una gema que se ha usado en joyería desde tiempos remotos, ha sido encontrada en momias egipcias de miles de años. Es la piedra nacional del Tíbet

    Es una piedra que denota felicidad. Se dice que dará suerte a quien la lleve y éxito en los negocios. También ayudará a luchar contra la ansiedad. En Oriente creen que quien lleve un anillo con turquesa tendrá protección contra la mala suerte, ganará en felicidad y buena fortuna. 

    Es un fosfato hidratado de aluminio y cobre. Pertenece al sistema cristalino triclínico. Se presenta en forma de agregados microcristalinos en forma de lóbulos irregularmente lobulados, recortados o en cinta de espesor de algunos centímetros. Su color entre blanco-azulado y azul, azul verdoso y verdoso. Es opaca, translúcida solo en capas finas.

         Su origen es secundario depositándose en las cavidades y hendiduras de rocas efusivas con abundante aluminio, como consecuencia de la acción de las aguas superficiales. 

        Se extrae en Irán (las de mejor calidad) desde tiempos inmemoriales y en Estados Unidos. También en pequeñas cantidades en Arabia Saudí y la península del Sinaí. El 80 % de la producción mundial es de China y el 20 % restante viene de Estados Unidos y de Irán. El yacimiento más importante es el de Nichapur en Irán que hoy en día se sigue explotando, con una extensión de dos km². En Estados Unidos en actividad hay unas cuarenta minas, como la de Arizona (más importante), Nuevo México, Colorado y Nevada.

        El nombre de la turquesa parece estar relacionado con el hecho de que llegaba a los mercados de Europa desde el Mediterráneo oriental, a través del comercio de los pueblos levantinos con los turcos. Su uso ornamental se remonta muy atrás en la historia. De hecho los antiguos egipcios ya la utilizaron y la extraían de las minas del Sinaí, hoy en día podemos encontrar en estas minas la grabación "mafkat" (país de los minerales verdes) hecha por los egipcios. Las tribus indias de Ámerica del Norte adornan sus arcos y fusiles con turquesa porque creen que así tendrán mejor puntería.

        Actualmente es una gema muy demandada y de la que hay muchísimos tratamientos e imitaciones. Es una de las gemas más complicadas de identificar y resulta fácilmente imitable con cerámica, mármol y nódulos de otros minerales (howlita, magnesita) coloreados en su superficie, incluyendo también los polvos coloreados, los plásticos y por supuesto la turquesa reconstituida (polvo de turquesa fina aglomerada con resina). El 80 % de las turquesas que hay en el mercado son imitaciones y con los métodos gemológicos convencionales sólo un 60 % se pueden identificar fácilmente como imitación.