Translate

Busque información que le interese

jueves, 6 de junio de 2019

Gemas y Minerales: Diópsido estrella

   Se trata de un silicato de magnesio y calcio. El diópsido fue descrito en 1800 por el mineralogista brasileño José Bonifácio.

   La variedad estrella es de color negro o verde muy oscuro y suele proceder de la India. Tallándose siempre en cabujón redondo u oval para que se pueda observar el asterismo de cuatro puntas. 

   Se encuentra en rocas ígneas y también en metamórficas.

  Las hay piedras de grandes tamaños pero lo normal es que se tallen ejemplares no tan grandes para que puedan ser utilizados en joyería.

    El asterismo lo provocan las agujas de magnetitas y la estrella de cuatro puntas aparecen ligeramente serpenteantes. 

   Su valor es bajo comparado con el de otras gemas y no se ha producido sintéticamente. 

  Su dureza se comprende entre 5,5 - 6 en la escala de Mohs y pertenece al sistema cristalino monoclínico. Con un peso específico aproximado de 3,27.

Dureza: 5,5 - 6
Peso Específico: 3,27







 

lunes, 20 de mayo de 2019

Gemas y Minerales: Silimanita

    Se trata de un silicato de aluminio. La silimanita debe su nombre al químico Benjamin Siliman, quien la descubrió hacia el año 1824. 

     Es un mineral polimorfo de la andalucita y la cianita. Los colores más frecuentes que abarcan son el pardo, verde, gris y el blanco. 

    Se forma en rocas metamórficas como pizarras y gneises. Presentándose en cristales largos y fibrosos, a veces con apariencia de cuerno. También en cantos rodados.

   Cristaliza en el sistema rómbico y su dureza es de 6,5 a 7,5 en la escala de Mohs.

   En España tenemos diversos yacimientos. Por ejemplo en Girona, Toledo, Cantabria, Ávila, Castellón y Alicante

Dureza: 6,5 - 7,5
Peso Específico: 3,2




 

lunes, 29 de abril de 2019

La geoda gigante en Almería

    Este próximo verano la cueva que esconde la mayor geoda de Europa y ubicada en Pulpí (Almería) por fin podrá ser visitada por el público tras ocho años de obras con una inversión de 500.000 euros. Dicha cueva se descubrió en el año 1999 pero ha tenido bloqueado el paso por seguridad. 

   Según los modelos geológicos se formó hace seis millones de años cuando el mar Mediterráneo se evaporó y dejó gruesas capas de sedimentos de sal y yeso.


  En su interior contiene grandes cristales de yeso que alcanzan hasta uno dos metros de altura, los cuales son perfectamente transparentes hasta tal punto que si uno pone la mano detrás de uno de ellos la podremos ver.


  La geoda de Pulpí es la segunda más grande en todo el mundo tras la impresionante Cueva de los Cristales en Naica (México). Aunque está última por sus condiciones extremas no puede ser visitada por todos los públicos, solo únicamente por especialistas.






viernes, 26 de abril de 2019

El hallazgo del milenio

   Encontrada en Canadá un a nefrita de 18 toneladas llamada "El hallazgo del milenio".
 

  Jade West Group, fundado en 1981, es la compañía más grande en la minería y el comercio de nefritas verdes en la Columbia Británica. Kirk Makepeace, el fundador de la compañía, es un ávido promotor de piedra. Comenzó con un trabajo de verano como perforador de jade.
 

   La minería de nefritas en la Columbia Británica es muy desafiante. Los inviernos son largos y muy fríos y los depósitos son remotos, por lo que la minería solo puede establecerse durante la corta temporada de verano, unos 60 días al año.
 

   Casi todos los depósitos secundarios están agotados, por lo que la minería actual es casi toda de depósitos primarios. Transportar el equipo pesado a los sitios mineros es un trabajo agotador.
 

  Jade West utiliza sierras circulares y de alambre recubiertas de diamante y modernos divisores hidráulicos de alta presión para extraer la nefrita de la montaña y obtener en pedazos de un tamaño manejable.  
 
  Mientras que las explosiones se usaron en el pasado, Jade West ya no usa explosivos.
 

  Los depósitos de nefrita varían desde 12 pulgadas a 12 pies de ancho. Las rocas de nefrita en la superficie a veces alcanzan un peso de 200 toneladas y rara vez pesan menos de 100 libras, pero Jade West intenta limitar el peso de sus rocas a cinco toneladas, que es un tamaño razonable para que puedan extraerlas, manipularlas y transportarlas en camiones a la ciudad más cercana, a unos 100 kilómetros de distancia. El peso promedio es de dos toneladas, un tamaño que satisface la mayoría de las fábricas de tallado en China.
 

Cortesía de Jade West Group.

viernes, 8 de febrero de 2019

Talla de Diamantes en el Jura, Francia. Un poco de historia.


     La foto muestra un congreso de diamanteros en una zona donde se tallaron muchos diamantes y gemas en el departamento del Jura al este de Francia que debe su nombre a la cadena montañosa que lo atraviesa. Es una de las zonas más bellas de Francia.

    En el este de Francia, cerca de la frontera suiza, se encuentra una cordillera montañosa cubierta de bosques, llena de sueño, llena de aldeas aisladas con una historia inusualmente interesante.

    Si visitaras estos pueblos hoy no podrías notar la importancia que tuvo esta región para la historia de la talla de gemas. En los tiempos modernos, la cadena montañosa se ha convertido en un refugio para los turistas de esquí, sin embargo hace unos cientos de años las gemas tenían una presencia importante.

   Las montañas del Jura, cuyo nombre se deriva de la palabra celta para "bosque", han tenido personas que viven en ellas desde al menos el Siglo XIII, aunque la historia lapidaria de la región solo se remonta al Siglo XVI. La leyenda local dice que un relojero de Ginebra llamado Michaud introdujo la técnica de corte de piedra en Jura en 1735. Las aldeas agrícolas que se encuentran dispersas en las cimas de las montañas tomaron el comercio con entusiasmo porque les dio trabajo de invierno mientras no tenían ingresos agrícolas. En las altitudes más altas de las montañas, el suelo es de mala calidad, por lo que las granjas eran escasas, lo que podría explicar por qué el comercio lapidario sobresalía en estas aldeas de la meseta y en el valle de Valserine.

    Esta región fronteriza vio a muchos grupos de población moviéndose de un lado a otro a lo largo de los años. Con el auge del calvinismo en los siglos XVI y XVII, muchos de los artesanos católicos de la industria relojera de Ginebra fueron desplazados hacia el oeste a través de la frontera francesa debido a la persecución religiosa. En ese momento, Ginebra estaba experimentando un período excepcionalmente próspero con muchos mercaderes ricos y cuando los calvinistas extremistas tomaron el poder expulsaron a los mercaderes, a los relojeros, a los joyeros y a sus lapidarios asociados de la ciudad.

    Esto trajo a muchas familias y sus secretos comerciales a la región del Jura.
Saint Claude en Jura se convirtió en una especie de santuario en la cima de una montaña para peregrinos católicos. La artesanía local pasada de producir pequeños artículos religiosos de madera significaba que los jurásicos locales ya tenían una habilidad meticulosa cuando llegó el comercio lapidario y se extendió fácilmente. Los primeros lapidarios estuvieron presentes en Jura alrededor de 1550.

    En 1685, con la Revocación del Edicto de Nantes, los joyeros protestantes del comercio de corte de diamantes fueron expulsados ​​de una Francia cada vez más católica y muchos se refugiaron en Ginebra. Esto revitalizó la industria relojera suiza y, por asociación, impulsó la actividad lapidaria en Jura. Es por esta razón que el famoso explorador protestante, comerciante de gemas y joyero del rey Luis XIV, Jean-Baptiste Tavernier, vendió su castillo en Aubonne, cerca de la base de las montañas del Jura, y se fue a Rusia y, con suerte, a tierras más seguras para instalarse.

     En 1704, se desarrolló el uso de rodamientos de rubí en relojes mecánicos. La baja y predecible fricción del rubí mejoró la precisión del reloj y mejoró la vida útil de los rodamientos. La demanda de los pequeños rubíes cortados a medida aumentó exponencialmente, dando lugar a muchas tiendas lapidarias alrededor de Jura en aldeas como Mijoux y Septmoncel

    En 1712, Joseph Guignard se convirtió en el primer lapidario del Valle de Joux, que contaba con 50 canteros en 1749. En 1735, un cortador llamado Michaud llegó a Lamour, otra pequeña aldea en el Valle de Joux. Para 1770, hay 600 lapidarios trabajando en la meseta de Jura.

    Para entonces, la Era de la Ilustración había llegado a Francia. El conocido escritor e historiador Voltaire se estableció en Ferney, cerca de Ginebra y comenzó una compañía de relojes llamada Manufacture Royale.

    La compañía de Voltaire ejerció una gran presión competitiva en la industria relojera de Ginebra, lo que provocó el cierre de sus fronteras, que casi asfixió la actividad lapidaria en el cercano Jura y la ciudad de Gex, en la base de las montañas. Esto provocó que los lapidarios de Jura comenzaran a alejarse de Ginebra y buscar a los clientes en París.
  
    Familias lapidarias como Gauthier-Clerc, Dalloz-Furet, Hugon, Roland, Fournier y Chevassus-Berche comenzaron a mostrar sus productos a joyeros en París y algunas familias como Bavoux, Chevassus-Mathias y David se convirtieron en comerciantes, facilitando la Transferencia de piedras cortadas entre Jura y París.

    En 1770, esta relación con la capital de Francia hizo que Jura experimentara un auge económico. Las mujeres jurassianas comenzaron a vestirse con las últimas modas parisinas y la ciudad de Septmoncel se conoció como "Little Paris".
 
    El comercio lapidario se desarrolló aún más bajo el rey Luis XVIII. Las piedras finamente cortadas se pusieron de moda y París comenzó a suministrar pedidos de gemas y joyas en todo el mundo. Durante este período, el número de casas de talla se multiplicó. A medida que aumentaba la demanda, las pequeñas casas lapidarias empezaron a ganar más dinero, lo que eventualmente permitió la creación de los primeros talleres completos de lapidarios. Estas fábricas modernas eran cómodas, bien equipadas y grandes. En 1840, la primera fábrica lapidaria, La Grande Fabrique , fue fundada en Lajoux por David Missilier. La Grande Fabrique empleó a 200 trabajadores en la fábrica, además de 100 lapidarios adicionales que trabajaron en sus talleres en el hogar. En 1846, Missilier tenía contratos con más de 300 compañías de relojes suizas. Jura y sus lapidarios empezaron a ganar notoriedad y en 1832 se otorgó una mención honorífica a los lapidarios de Septmoncel en la Exposición Pública de los Productos de la Industria Francesa.

    En 1878, con la ayuda de lapidarios de Amberes, Eugène Goudard de Divonne, desarrolló una máquina para cortar diamantes y la instaló en un pueblo cerca de Saint Claude, que ahora se conoce como Montbrilliant. Saint Claude con su río La Bienne era un lugar ideal porque los talleres de diamantes necesitaban utilizar energía hidráulica para impulsar las poderosas máquinas de corte de diamantes. Goudard reclutó trabajadores de entre los mejores lapidarios locales y comenzó un próspero negocio de corte de diamantes junto con los cortadores de piedra de colores de la industria de relojes y joyas.

   El Siglo XX trajo la revolución industrial a Jura, inspirando nuevas innovaciones tecnológicas, junto con nuevas ideas sobre los derechos de los trabajadores. 

    El sindicato de trabajadores lapidarios fue fundado en 1911 en Septmoncel. La Unión estaba especialmente preocupada por los criterios de pago para sus lapidarios y desarrolló tablas y gráficos que dividían las piedras en diferentes categorías de precios. Las piedras pequeñas se cargaron por pieza y las piedras más grandes se cargaron por quilate. Cuanto más pequeña era la piedra, más caras eran, debido a su dificultad para cortar. En 1914, César Mandrillon fundó una cooperativa lapidaria llamada Les Ateliers Coopératifs des Lapidaires Jura.

     La cooperativa proporcionó trabajo para los lapidarios de los estudios caseros, pagó a sus miembros por su trabajo, les pagó participaciones y administró un fondo de pensiones para su jubilación.

    La tecnología lapidaria se estaba desarrollando y, para 1885, los jurásicos utilizaban la "vara mecánica", que tenía muchos lados, lo que proporcionaba el primer mecanismo para "indexar" una piedra tallada. Esto permitió a los lapidarios ser más precisos y crear resultados más repetibles. 

  En 1895, Emile Dalloz de Saint-Claude y Jules Grandclément de Moussières agruparon varios palos y sustituyeron la tradicional muela cilíndrica por la rueda plana, creando las primeras máquinas de corte automáticas.
Para 1920, se estima que había 8,000 lapidarios en las montañas Jura, en su mayoría agricultores que buscaban empleo en los meses de invierno. La tecnología siguió mejorando y habían desarrollado un nuevo tipo de cabezal facetado con la "mecánica de caso" (para la ubicación de las facetas) y la "intervención" (para ángulos).

   Otro nuevo desarrollo fue una máquina automatizada capaz de cortar cientos de piedras a la vez. Con la creación del Rubí sintético por Auguste Verneuil, Jura comenzó a dominar la producción de piedras sintéticas facetadas. 

   La compañía Groupe Dalloz fue fundada en 1917 en Septmoncel y desde entonces se ha convertido en un líder mundial en piedras de corte sintético.

   Después de la Primera Guerra Mundial, la actividad lapidaria en Jura estaba en su apogeo. En la década de 1920, hubo un aumento en la demanda de zafiros cuadrados y baguettes con las mesas de pastillas, a las que el mercado estadounidense les gustaba mucho. 


   La venta de estas piedras ocurrió en París, que se había convertido en un importante centro de comercio de joyas y gemas.

   La crisis financiera de la década de 1930 golpeó a la industria de corte de Jura y destruyó muchas de las empresas locales de lapidarios. En la década de 1950, otra ola de desesperación financiera se movió por la región y casi eliminó todos los talleres en el hogar que aún existían. El negocio de corte de casas continuó disminuyendo hasta 1989, cuando el último taller de casa cerró sus puertas.

En los últimos años, al igual que en muchos centros de corte europeos, a Jura le ha resultado muy difícil competir con la importación de piedras baratas de corte asiático. Hoy en día, quedan tres o cuatro pequeños talleres en Saint-Claude y la región circundante. Algunos lapidarios franceses están destinados a la reparación y el corte de mantenimiento, mientras que los talleres más excepcionales están vinculados a la industria de la joyería de París y continúan cortando piedras para algunos de los joyeros más prestigiosos del mundo.
Aunque todavía se encuentra escondido en su santuario de bosques somnolientos, la industria lapidaria sobrevive en Jura y hay muchos puntos de referencia para el curioso buscador, incluido el impresionante Museo de Lapidarios en Lamoura, la Joyería y Museo Trabbia Vuillermoz en Mijoux, el Museo de Tuberías y Diamantes. en Saint Claude, La Taillerie en Bellefontane,junto con varias fábricas de corte que se encuentran dispersas alrededor de la meseta del Jura.

Magnifico documento de Justin k prim





lunes, 21 de enero de 2019

Gemas y Minerales: Zafiro de Carmel o Carmeltazita

    Shefa Yamin (empresa israelí) ha hallado un mineral que se creía que solo existía en el espacio. El mineral, incrustado en una gema azulada, y bautizado como zafiro del Carmel o carmeltazita (por su composición química y en honor al Monte Carmel donde fue encontrada) se incluyó la semana pasada en la lista oficial de la Asociación Mineralógica Internacional.


   Formado por titanio, aluminio y circonio, fue hallado en la roca volcánica de la región de Haifa, incrustado en un cristal de corindón. Su estructura cristalina y sus propiedades lo hacen un elemento único, la composición es parecida con el Allendeite, un mineral descubierto tras analizar un meteorito que surcó los cielos mexicanos 1969 y que cayó en el Valle de Allende tras explotar en miles de pedazos que quedaron disueltos por el estado de Chihuahua.


   Shefa Yamin ya ha registrado la marca zafiros del Carmel para la futura comercialización de las gemas.

    La pieza de mayor tamaño encontrada hasta ahora de este nuevo mineral es de 33,3 quilates. El color abarca una extensa gama de azules veteados con blanco y marrón anaranjado, en las que la carmeltazita se manifiesta en forma de venas en tonos negros y verde oscuro dentro del cristal azulado. Según los peritos, su rareza, dureza y tamaño la hacen una pieza única para joyería.


    El estudio principal lo llevó a cabo un equipo de expertos liderados por el geólogo Bill Griffin


   Según Griffin, “Israel tiene grandes depósitos que contienen diferentes tipos de piedras preciosas, incluyendo diamantes. Esto es realmente una mina de oro”, llegó a afirmar el geólogo. En Shefa Yamin aseguran que desconocen las posibles reservas del nuevo mineral, pero se muestran muy optimistas con los buenos resultados obtenidos. 



 
Carmel

Carmel