Translate

Busque información que le interese

jueves, 12 de septiembre de 2019

Alianzas de boda

   Los anillos han representado los lazos matrimoniales en cualquier cultura desde tiempos remotos. Realmente, el círculo del anillo simboliza el amor eterno. 

  En la astrología el círculo representa al sol y la luna, los cuales hacen alusión al sexo masculino y femenino en el Cosmos.

  Los anillos siempre han tenido un significado mágico, pues anillos encantados aparecen en relatos antiguos. Como por ejemplo los hechizos y encantamientos que se le hacían a un anillo para la protección de su portador es algo muy común en los cuentos. Es así que en las ceremonias religiosas tradicionales las alianzas de boda son bendecidas por un sacerdote continuando así con dicha práctica.

  La tradición de embellecer el anillo con tallas y otros diseños se practica desde como mínimo el año 700 d.C. 

  Los celtas solían diseñar sus anillos con diseños geométricos que tenían una larga historia y un significado importante para ellos. Diseños principalmente vegetales que sugerían fertilidad y otros conceptos que tienen relación con una próspera vida en pareja.

  Generalmente las alianzas se llevan en el dedo anular izquierdo. Se cree que esto es así por que los romanos creían que existía una vena que conectaba dicho dedo con el corazón. Otra teoría dice que cada dedo de la mano simbolizaba con un planeta y que el anular de la mano izquierda se relacionaba con el Sol.

  De esta manera las alianzas de boda hacen de un constante recordatorio a lo que significa contraer matrimonio. Combinan el arte del joyero con el compromiso y la belleza del amor.  Tradicionalmente son de oro y en menor medida de platino o plata. Suelen ser lisos y cómodos de llevar pues la mayor parte de las personas los llevan siempre puestos. La costumbre establece que la pareja debe entregarse mutuamente anillos como símbolo de alianza matrimonial, colocándoselos en la ceremonia nupcial.




 

martes, 10 de septiembre de 2019

Gemás sintéticas - Imitaciones

    No es lo mismo una gema sintética que una imitación.

    Las piedras sintéticas son idénticas en la mayoría de sus características a las naturales. El índice de refracción, composición química, peso específico y estructura cristalina es igual al de la gema natural. La diferencia es que las sintéticas han sido creadas en un laboratorio. Una pista para diferenciarlas es observar las inclusiones internas pues ahí en la mayoría de los casos hay diferencias.

  A la hora de crear gemas sintéticas existen varios métodos:

- Método Verneuil.
- Método Hidrotermal.
- Método Melt-diffusion.
- Método Flux-transport.

Entre otros.

Las gemas de imitación suelen imitar el color o apariencia de las naturales. Por ejemplo la zirconita (que no se encuentra en la naturaleza) es la mejor imitación del diamante. También un cristal o un vidrio azul pueden ser una imitación de zafiro.